La compra: Mini JCW R56 2011

La compra: Mini JCW R56 2011

¿Un mini por un Z4? pues vaya cambio...

(Artículo escrito en 2020)

Pues sí, me lo acabo de comprar. Así de “mucho” me ha gustado el JCW. Tanto como para decidirme finalmente a vender mi querido Z4 y pasarme al famoso “kart” que todos mencionan y por el que llevo ya un tiempo babeando.

La unidad que compro viene además bien cargadita de extras, como os enseñaré más adelante, pero lo más importante es que cumple con todo lo que estaba buscando. Incluso creo que lo supera en algunos aspectos. Me explico.

El día de la compra

Hace unos años tuve la oportunidad de probar un Cooper D de un amigo tan solo unos minutos y desde el primer momento me di cuenta que era un coche…diferente. Por aquel entonces, hace más de 15 años de esto, yo llevaba mi heredado Peugeot 206 diésel con 340.000km y unos muy modestos 65CV por lo que la diferencia era MUY grande; aun así, la dureza de la suspensión y su agilidad se notaban desde el primer momento; y eso que estábamos hablando del “modesto” Cooper D con algo más de 100CV. Eso corría.

Muchos años pasaron, mis gustos fueron por otros caminos que no incluían ningún MINI en mis búsquedas de AutoScout24 -ahora que lo pienso, fundamentalmente creo que por precio- y caí en la redes de los roadsters de
BMW. Pero algo en mi seguía latente y no me he vuelto a dar cuenta hasta hace unos pocos meses.

BMW Z4 3.0i (2003)

Tengo que reconocer que la estética de este coche me enamoró desde el primer día y no deja de hacerlo incluso a día de hoy

Poner a la venta el Z no fue fácil, pero tras casi 5 años con ellos (sí, con los dos Z4…), la verdad es que me ayudó a abrir la búsqueda para su remplazo y empezar a ver al MINI como una opción viable pero para nada clara. ¿Voy a dejar mis 231CV, tracción trasera, la posibilidad de quitar el techo en cualquier momento (sí, incluso en invierno lo puedes disfrutar con abrigo y guantes sin problema, no me seas señorito) y un diseño que me enamora, por un MINI?

Primer candidato: el ECONÓMICO

Solo hay una manera de contestar a eso. Probándolo. Así que ahí estaba yo, esperando en el parking del Kinépolis, a las 16:00h de un sábado para probar un MINI JCW R56 2010 negro, llantas BBS repintadas en negro (¿originales?, no creo), escape tocado, interior raspadito y techo solar. Tras la típica ronda de preguntas y vistazo de rigor, me monto, arranco y ya desde ese momento me doy cuento que es un coche que pide guerra. ¡Y me encanta! Primera, salimos del parking, segunda, petardeo…sonrisa.

Primer candidato: el económico. ¿MINI R56 JCW? Visto ahora (2022), parece más un Cooper S con chuches.

¿Y esos reflectantes en los pasos de rueda?

La dirección (con asistencia eléctrica) que se siente ligera en el Z4 es aquí bastante más firme. Puede que los 7 años y 70.000km de diferencia tengan algo que ver, pero la verdad es que me gusta más, no lo puedo negar. Se nota mucho más ágil. Pulso el botón Sport y la reacción es parecida a la que ya conozco: dirección más dura y acelerador más agresivo. La respuesta es contundente de verdad y lo mejor es que lo da todo desde el primer momento…¿qué tienen de malo los turbos?

Junta de dilatación grande a la vista…freno…segunda, despacito…»pum pum»…¡sorpresa!. Ni tan mal. Se nota que va duro, mucho, pero al estar sentado más en el centro parece que el golpe es más llevadero. Esto empieza a gustarme y mucho.

La falta del libro de revisiones, historieta rara de coche importado de Alemania hace un mes, sin papeles de revisiones, interior descuidado…en fin, la unidad es relativamente barata 12,5k€ (no me sorprende) pero no me convence. Así que de vuelta a casa con los pelos al aire pero con el gusanillo ya dentro. Llego a casa y pongo el mío en venta en todos los portales compra-venta.

Segundo candidato: el radical. MINI Cooper S R56 con kit JCW

Segunda prueba: » EL RADICAL»

Siguiente «JCW» –entre comillas porque es un Cooper S con kit KCW- con más chucherías. Año 2007 quizá, gris con techo, difusor y faldones en negro, alerón GP, llantas OZ espectaculares grises, suspensión roscada, techo solar, salidas de aire en el capó (sí, para evacuar mejor el calor) y downpipe. De nuevo, ronda de preguntas, vistazo general (incluido vistazo al GP que también tiene a la venta), arrancamos y salimos camino a la A1.

Carril de aceleración, estiro segunda y me pongo a casi 90km/h. De nuevo botón Sport y la cosa se pone más radical todavía. La dirección es rapidísima, vuelve a llamarme la atención. La suspensión es quizá lo que más me gusta de esta unidad que estoy probando pues aun siendo bastante dura no llega a ser insoportable y sobre todo absorbe a la perfección cualquier rotura de la carretera, yendo muy muy plano.

Segundo candidato: la estética es brutal

Quizá el sonido ensordecedor y el gran alerón son demasiado para mí pero la promesa de que se entrega el coche con catalizador de serie y con el alerón aparte hacen que cada vez lo tenga más claro. El JCW va a sustituir al BMW antes o después. Ya no hay vuelta atrás. Llego a casa y bajo 500€ el mío; necesito venderlo antes de comprar el nuevo.

A los pocos días veo que se ha vendido el JCW gris y me entra esa sensación agridulce de haber dejado pasar una buena oportunidad y además era también barato, rondando los 13-14k€. Así que pongo mi modo búsqueda completamente ON (notificaciones activadas en los buscadores) y a esperar.

Arriba: MINI R53 Cooper S con kit JCW

Centro: MINI R56 JCW

Abajo: MINI F56 JCW

Las dudas: ¿R53, 56 o F56?

¿Considero JCW R53, R56 y abro búsqueda incluso a F56? Entre los dos primeros no tengo ninguna preferencia. Quizá el año, que preferiría algo más nuevo que lo que tengo ahora (17 años en un coche quieras que no se acaban notando) ya que por prestaciones y estética son muy similares. 0 a 100km/h ambos en 6,8s, 210CV contra 211CV, 245Nm vs 280Nm, 1140 vs 1205kg, compresor o turbo (vale…ahí sí puede haber diferencias), etc…

Luego están los foreros: que si el R56 pierde la esencia del R53, que sí suena como un tractor (¿en serio?), que es menos fiable por llevar motor PSA y un sin fin de cosas que, en definitiva, o tienes los dos en casa -que no lo hace nadie- o lo que tiene sentido para mi es probarlos y si te convence la unidad ir a por ella. Quizá el Cooper S con Kit JCW sería una opción si está bien cuidado y equipado, ya que estas unidades suelen ir más raspadas en esto último. El F56 lo descarto tras informarme un poco más de él, las prestaciones son similares (vale que el más nuevo calca los 231CV del Z) pero la estética no me convence. Y son más caros así que se me va de presupuesto.

¿Y si bajo todavía más y añado al filtro el Cooper S? La verdad es que no dudo que el S sea un gran coche, seguramente más utilizable y con unas sensaciones dinámicas relativamente parecidas que yo recuerde, por una unidad que pude probar hace tiempo en el mítico color gris/techo negro durante la búsqueda del segundo Z4; pero ya he cometido el fallo. He probado el JCW y me gusta tal y como es. No quiero menos. 

Tercer candidato: ¿el equilibrio?. MINI R56 JCW 2011

Tercer candidato: el equilibrio

Aunque parece un coche relativamente exclusivo, unos días después aparece otra oportunidad. MINI JCW R56 negro, techo, alerón trasero y retrovisores rojos, llantas negras originales JCW, último tramo escape modificado, faldón delantero, difusor trasero y un interior de coche de colección. Volante en carbono, asientos deportivos en cuero (no los backets, que no hay manera de dar con ellos a un precio razonable), navegador, sonido Harman Kardon,…

“La llave está puesta” me grita uno trabajador del taller dónde estoy mirando el MINI. La empujo, piso embrague, botón Start y se aparece de nuevo ese gusanillo dormido desde el anterior que probé, bailando al son del escape que resulta tener un tono bronco, hasta gutural diría yo, sin ser tan estridente como el anterior pero un poco más macarra si cabe que el primero. Y efectivamente, me encanta. Salimos, primera, segunda….semáforo, levanto pie de golpe y glogloglo…pum!”, borboteo y petardeo. La verdad es que el tono me trae muchos recuerdos al escape Eisenmann que llevaba el primer Z.

Colas de escape anchas, encajonadas en el espectacular difusor en negro, a juego con la carrocería. Llantas originales negras y marcos de faros en negro. Me encanta la combinación

En carretera va bien, recto, estable, frena bien (quizá esperaba algo más, aunque luego me comenta el dueño que le toca cambiar las pastillas delanteras) y corre mucho. Y suena bien. Y la combinación de colores, decoración exterior e interior, el tacto del volante de carbono con cuero en los laterales y piel vuelta en la parte inferior achatada, el equipo de sonido…todo es perfecto. No creo que encuentre una unidad que se adapte tanto a lo que busco.

Así que se me pone una sonrisa de oreja a oreja y el vendedor lo entiende rápido. Esta es mi unidad. No quiero buscar más. Y encima se quedan con el Z, así que para mí también es redondo.

Una semana más tarde me encuentro aparcándolo en mi garaje y la pena de decir adiós al Z ha desaparecido prácticamente.

Los 25 minutos de trayecto donde estoy por primera vez solo en un JCW son suficientes para darme cuenta que el cambio es mucho mayor de lo que esperaba. Ya sin la presión/vigilancia de otro dueño, acelero en segunda sin contemplaciones por el carril de aceleración y literalmente se me va la cabeza hacia atrás.

Vaya empuje, y desde muy abajo. Sin duda es uno de los cambios más rápidos de experimentar con el ya ex-familiar Z4 donde la potencia es mucho más lineal y menos brusca, teniendo que irse a la zona alta del cuentavueltas para por lo menos sentir el mismo empuje.

¡Me voy a seguir conduciéndolo!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.