PRUEBA: CUPRA Formentor VZ 2.0TSI (310CV) DSG 4Drive (2021)

PRUEBA: CUPRA Formentor VZ 2.0TSI (310CV) DSG 4Drive (2021)

-¿"Tú diciendo que un "medio-suv" es un misil"?

Esa es la frase que me dice un amigo al contarle que mis primeras impresiones del Cupra Formentor VZ de 310 CV.  Pero no quiero empezar el artículo con la típica discusión marketiniana de si es un SUV, un SUV Coupé, un Crossover o un CUV, como lo vende la marca (Crossover Utility Vehicle). 

Prefiero dejar eso para las eruditas discusiones de barra de bar y basarme en mi experiencia y sensaciones durante la semana que he podido convivir con este curioso vehículo de 310CV que acelera de 0-100 en solo 4,9s (¡!). Y es que con esas cifras, ya puede ser un «coche elevado», un compacto o un tractor que algo interesante tiene que tener. 

Te propongo que hagas como yo: deja por unos minutos tus prejuicios a un lado para conocer el primer modelo 100% diseñado y desarrollado por CUPRA, en el que no he podido encontrar ni un solo logo de Seat, aunque curiosamente sí de AUDI. Un coche que captura miradas por ahí por donde pasa y por el que sinceramente tenía muchísima curiosidad. 

Los frenos BREMBO de cuatro pistones, sus enormes discos perforados, el enorme botón para desactivar el ESP en el centro de la consola y las 4 salidas de escape (reales, por cierto) ya adelantan que no es un «deportivo» de pega con toques racing y poco más. Pero, ¿qué tal se comportará al volante un coche de marcado corte deportivo/pasional pero con una altura así de…»modernilla»?

Vamos a verlo…

Pero…¿Qué es esto? 

Con el Formentor esta es la respuesta más difícil de contestar de todas las pruebas publicadas en Saber de Coches. Es único en su especie; no hay ningún otro fabricante que ofrezca un coche de mismas proporciones y enfoque tan pasional, con una postura de conducción así de elevada -como marca la maldita moda hoy en día- y prestaciones por encima de los 300CV. 

Y es que aunque estés tentado de compararlo con un Audi Q3 Sportback, un BMW X4 o un más generalista Renault Arkana (ver aquí comparativa), el Formentor engaña con una estética de coche más grande y alto de lo que es en realidad siendo el más pequeño de los 4.

Una ayuda para que lo ubiques entre un León y un Ateca, solo que el Formentor no tiene hermano de la marca SEAT

Para mi es un compacto elevado de 5 puertas y 5 plazas con un buen surtido de versiones que van desde los 150CV hasta los 390CV con posibilidad de montar cambio manual y automático y tracción a las 4 ruedas como opción. Curiosamente comparte parcialmente plataforma con el Seat León o el Golf GTi por ejemplo (MQB-EVO), distinta a la plataforma de los CUPRA Ateca y León. 

En concreto esta unidad es el Formentor VZ 2.0 TSI de 310 CV con cambio automático de doble embrague DSG de 7 velocidades y tracción a las cuatro ruedas 4Drive. Es la versión más potente que ofrece CUPRA, a excepción del exclusivo Formentor VZ5 (solo se venderán 7.000 unidades a un precio de unos 60.000€) de 390CV y un apetecible motor de 5 cilindros. 

Este VZ «a secas» se conforma con el 4 cilindros EA888 2.0 TSI turbo de inyección directa e indirecta, un motor que que ya conocí hace poco en el Ateca (prueba aquí) y que tiene un empuje impresionante. Pero de eso te hablo luego…

Fuera prejuicios. Vamos a probar esto como un coche más, usándolo para todo y a ver qué pasa…

Paseo por fuera

Con el Formentor me ha pasado algo parecido a lo que me sucedió hace unos meses con el Jaguar F-Type, la gente lo mira de manera curiosa y, sorprendentemente, más por el público femenino. No quiero decir que este coche no pueda gustar a las mujeres, todo lo contrario, pero pensaba que su enfoque era mucho más masculino y me ha llamado la atención que no sea solo así. 

Gran parte de las miradas estarán causadas por su llamativo color «gris paloma» (Gris Graphene en términos CUPRA) pero estoy seguro que las demás van a una estética diferente a lo que estamos acostumbrados. Es un coche con mucha presencia, con aplomo y que da la sensación de coche grande y gordo. Todo lo contrario por ejemplo a lo que podría suceder con un Mazda MX-30, cuya imagen es mucho más limpia y ligera. 

Será manía mía, pero creo que sin los faros antiniebla redondos el diseño del frontal quedaría mucho más limpio ¿no crees? 

Por motivos que todavía sigo sin entender (algo raro tendré ahí arriba encima de los hombros) a mi no me termina de entrar bien por el ojo: el color no sería mi elección (el Azul Petrol Mate me parece mejor combinación entre elegancia y deportividad…y sí, es más macarra), sus antiniebla redondos al estilo BMW X4 (1ª generación) o X6 (2ª generación) me parece que sobran y en general me resulta un diseño de coche grande y pesado con tintes japoneses, pero que no terminan de funcionar en su conjunto, con una parte delantera enfadada y una trasera con mirada triste. 

Me sucede algo parecido con el León de esta misma generación. Y es que SEAT, y sobre todo CUPRA, necesitaban diferenciarse lo antes posible de las otras marcas del grupo (AUDI y SKODA, fundamentalmente) para ofrecer algo más juvenil y dinámico. Y eso no hay duda de que lo han conseguido con nota. 

Las entradas de aire verticales son 100% funcionales conduciendo el aire hacia la llanta para reducir las turbulencias de aire que se generan en la misma. Para los frenos hay un conducto oculto bajo el morro que dirige un buen chorro de aire -bien necesario, como veremos ahora- a los mismos.

Aún con todo, entiendo completamente que haya gente que este diseño le enamore ya que es un coche de estos que o te gusta o lo odias -con el Ateca por ejemplo el diseño es más «a gusto de todos»-, que llama la atención allá donde vayas (si es que eso es una ventaja) y que es difícil de confundir con ningún otro coche del mercado, a poco que sepas un poco de coches. 

La mejor parte del diseño para mi es la vista 3/4 trasera y más en esta edición con las 4 salidas de escape embebidas en un gran difusor (éste último puramente estético). La elevada línea de la cintura muy al estilo muscle car le da a esta vista y a la lateral mucha fuerza, casi intentado decir que se trata de un poderoso deportivo de tracción trasera. La tira lumínica trasera es también muy característica y la da un aspecto de coche anchísimo por la noche. 

Con tanta chapa, los pasos de rueda agrandados y las barras del techo la estética SUV es inevitable

Pero siguiendo por el lateral, destacan los pasos de rueda y taloneras pintadas en color gris y que en otros coches quedarían sin pintar para dar más aspecto de offroad…pero todo este tema se me olvida al ver las enormes llantas de 19″ de serie Black&Silver que equipa esta unidad, las más discretas del catálogo.

Al frontal tampoco la falta fuerza visual con una infinidad de detalles entre los que destaca sobre todos ellos el descomunal logo de CUPRA del frontal sobre un fondo que imita la fibra de carbono. Éste está embebido en una rejilla muy abierta (no creo que este modelo tenga nunca problemas de refrigeración, incluso en las condiciones más exigentes de circuito…) flanqueada ésta a su vez por dos ópticas muy afiladas con la típica línea de LED marca de la casa. 

En general es un diseño exterior «curioso», que llama la atención, único y que será un éxito entre aquellos que buscan algo diferente a todo lo demás, con personalidad y agresividad en su justa medida y con un abanico de colores muy característico con los que no pasarás desapercibido. 

Aún con esa mirada tristona, la trasera tiene mucha fuerza y personalidad

Paseo por dentro

En el interior la cosa cambia y mucho. Venía con la idea de encontrarme con el mismo interior del CUPRA Ateca pero la sorpresa ha sido grande. Lo único que comparten los dos es sin duda lo mejor de éste, el volante. Es exactamente el mismo y me alegro porque fue lo que más me gustó, con un tamaño y tacto perfectos (lo de que sea achatado por su zona interior, lo omito), todos los botones y ruletas físicos, pudiendo quejarme tan solo de las plasticosas y pequeñas levas de plástico (afortunadamente todo tiene solución en esta vida).

Todo lo demás es diferente y el tinte general es que CUPRA ha querido darle un aire igual de especial al que han querido dar a al exterior, pero con mucho más acierto aquí. En realidad es una copia del CUPRA León pero es todo un acierto. Los colores predominantes son el negro y el característico bronce CUPRA, generando una buena sensación de calidad y deportividad y el tacto de (casi) todo es robusto. 

La consola central queda muy limpia sin una gran palanca del cambio en medio. Es curioso lo accesible que está el botón del control de estabilidad…por algo será ¿no?

El salpicadero está coronado por una tira luminosa continua que empieza en las puertas y que va cambiando de color a voluntad del conductor o con los modos de conducción si así lo seleccionas, la enorme pantalla central -mucho más grande que la del Ateca- funciona a la perfección y el cuadro consiste en otra pantalla similar, si no igual, que la de aquél. 

Sin embargo el enfoque del interior se nota claramente diferente, con gráficos que aquél no tenía como un cronómetro o un registro de fuerzas G con máximos históricos, delatando el terreno predilecto del Formentor, el asfalto, y un público objetivo que buscará ir muy rápido en muchas ocasiones. 

No es frecuente encontrarte con un medidor de fuerzas G en un SUV y menos alcanzar valores de 1,2G

Como en casi todos los coches nuevos ya hoy en día, se puede jugar mucho con la información que se muestra en esta pantalla que funciona a las mil maravillas, con especial mención al diseño específico para la conducción semi-autónoma con el control activo de velocidad de crucero (ACC) en el que se puede ver perfectamente cuando el CUPRA frena (las luces se encienden), cómo el coche de delante se mueve lateralmente dentro del carril, o como el dibujo de éste cambia si lo que tienes delante es un camión. Muy curioso. 

Y si el volante es bueno, los asientos están al mismo nivel. No son unos baquets al uso pero gracias a sus apoyos laterales tapizados en cuero -estos son los Mixtos con la zona central en tela, algo que se agradece con las temperaturas de estos días- y el logo de Cupra estampado en su reposacabezas alegran mucho el interior. Además en esta unidad se ha escogido con acierto el color negro para la tapicería en lugar del estridente Azul Petrol. Los pespuntes en color bronce pasan casi desapercibidos pero cuando los ves reafirman esa sensación de coche especial. 

Es fácil encontrar una buena posición de conducción, aunque la postura elevada es inevitable

Para resumir, el CUPRA Formentor tiene un interior de una calidad muy alta, con uno de los mejores volantes del segmento (si no el mejor) y un comfort elevadísimo. Con un toque deportivo que me gusta, muy bien resuelto sin ser macarra, y un remate en sus acabados muy cuidado. En definitiva un sitio en el que no me importaría hacer miles y miles de kilómetros. 

Resulta interesante ver desde el retrovisor los ensanchados pasos de rueda traseros

Paseo al volante

Ale, sin anestesia: lo más parecido al volante en sensaciones durante conducción espirituosa es que he probado recientemente es un Renault Megane RS Trophy. Y, aunque evidentemente hay muchas diferencias entre ellos -fundamentalmente el puesto de conducción y su sonido-, creo que no puede haber mejor piropo para este Formentor. Pero entonces ¿es mejor que el Trophy? 

¡Cuidado! No pares de leer, vayamos por partes antes de sacar conclusiones.  

Lo acabo de recoger e inmediatamente desaparece de mi cabeza la posible comparativa con su hermano mayor el CUPRA Ateca por dos razones: 

El color es bastante curioso; dependiendo de la luz parece realmente oscuro o muy claro

  • la posición de conducción es claramente más baja. Sigue siendo bastante alta para mi gusto y es quizá una de las cosas que de primeras más me tira para atrás en este coche. Además no tiene fácil solución; como la línea de la ventanilla ya queda bastante alta (no es de estos coches que puedes apoyar el codo izquierdo en esta zona ya que queda muy alto) y el capó también, al bajar más quedaría literalmente enterrado con muy poca visibilidad. 
  •  y por otro lado la suspensión, incluso en el modo comfort: su tarado es notablemente más duro. Los badenes se le atragantan y eso de primeras…ya me gusta. 

Así que desde el primer momento el Formentor pide más guerra y créeme que estoy dispuesto a dársela. Empiezo la prueba subiendo un tramo de montaña de curvas rápidas con un par de horquillas bien peraltadas, cambio a modo SPORT y ataco. El sonido (fake) del motor aumenta ligeramente sin ser molesto, la dirección se endurece un punto y lo mismo hace la suspensión (McPherson delante, multibrazo atrás). Voy subiendo poco a poco el ritmo para confirmar que el Formentor tiene más de compacto que de SUV.

Este Formentor se siente ancho y grande pero créeme que las curvas no se le atragantan

Apenas cabecea en frenada fuerte, apoya en curva de manera impresionante y el tacto del freno opcional BREMBO (+2.507,00€) es claramente más ágil y efectivo que en el Ateca. Mientras que con aquél el cuerpo no me pedía más, con el Formentor me está pidiendo a gritos que siga subiendo el ritmo. Como si me estuviese quedando corto. Y vaya si lo estaba haciendo. 

Al pulsar de manera mantenida el botón de CUPRA del volante el coche pasa directamente a este modo e inmediatamente genera dos cosas en mi cabeza: que se active el modo ataque gracias a un tarado de suspensión y dirección todavía más firme y por otro lado desconcierto por un sonido de motor muy extraño. Los altavoces generan de manera artificial un sonido de motor que me recuerda como la de un V8 apagado, algo que para mi no casa nada con el enfoque de este coche.  

La palabra Formentor no aparece en la trasera; hay que mirar el piloto trasero por dentro para encontrar el único sitio del coche donde la marca lo ha dejado por escrito

Y es que el escape no suena de manera especial; no tiene una nota de esas que enamoran como podría tener cualquier Audi RS o incluso el VW Golf R. CUPRA se ha quedado corto con el escape de serie y creo que lo han tratado de suplir con este sonido interior quizá de manera poco acertada para los oídos más exigentes. En otros mercados se ofrece como opción un espectacular escape Akrapovic como el que probé en el Ateca y, aunque en España no es posible equiparlo, creo que sería un cambio que recomendaría de inmediato en este Formentor. La nota mucho más grave y los evocadores petardeos y borboteos son mucho más agradables que este fake-V8. 
 

Lo bueno es que CUPRA ofrece un modo de conducción personalizado (INDIVIDUAL) en el que se puede eliminar el sonido y ajustar cada reglaje por separado como más me guste. Lo hago de inmediato y el resultado es que me paso más del 90% del tiempo en este modo. Aquí selecciono el sonido de motor en SPORT, cambio y dirección en modo CUPRA y descubro que la suspensión tiene hasta 15 posiciones de dureza diferentes. Sí, ¡15!. Habrá que ir probando.  

La conexión inalámbrica Apple Car Play funciona a la perfección, pero el navegador de serie es tan bueno que apenas he necesitado Google Maps

Pero basta de modos de conducción y sonidos y vamos a ver realmente qué tal va. Para la primera prueba más a fondo decido empezar por la subida a Rascafría y seguir hasta Navafría. Quien lo conozca sabrá que es un recorrido de unos 60km tortuoso, estrecho, con más curvas «lentas» que rápidas y un buen número de horquillas. Aquí fue donde me enamoré del Megane R.S. Trophy y del BMW 1M Coupé, así que muy bien lo tiene que hacer el Formentor para llegar a estos niveles. 
 

Con el setup más agresivo (suspensión en el punto más duro, más que el CUPRA) y un asfalto en muy buenas condiciones, empiezo a atacar el tramo subiendo cada vez más el ritmo buscándole las cosquillas y lo cierto es que me impresiona lo rápido que estoy yendo desde el primer momento gracias a la confianza que aporta. El empuje es simplemente brutal, quizá lo más impresionante de este Formentor. Y aquí es donde, gracias a su enorme tracción, me recuerda más al Trophy ya que puedes llegar muy rápido a la curva, frenar muy tarde, tirar el coche a la curva sin contemplaciones y salir acelerando sin miedo a perder tracción. 

Tiene un paso por curva espectacular y curiosamente los neumáticos utilizados aquí, los mismos Bridgestone Turanza T005 que probé en el Ateca funcionan mucho mejor aquí. Son muy chillones pero el agarre en seco es muchísimo mejor de lo que me esperaba y gracias a ellos, con el poco feedback que me da el volante, puedo saber dónde están los límites. Además el tarado del ESP tiene un modo más permisivo que permite deslizar ligeramente la zaga y que en carreteras conocidas es totalmente recomendable. 

Los tramos de curvas se terminan muy rápido a las velocidades que permite circular este CUPRA

Con otros coches no me atrevería a decirlo, pero con el Formentor es tan sencillo ir (MUY) rápido que puedes permitirte alguna que otra concensión a la salida de las curvas cerradas sin peligro ninguno. De otra manera el coche tiende a ser bastante «morrón» o incluso a deslizar ligeramente con las 4 ruedas motrices a la vez. Es curioso porque no esperaba que un coche de estas características, ahuecando el acelerador en pleno apoyo, ayudase a redondear el final de estas curvas de doble radio que se cierran al final, pero misteriosamente lo consigue ligeramente, aportando un plus de diversión al volante. 

Y si hay otra cosa que consigue bien es parar. La mordida de sus pinzas de 4 pistones a unos enormes discos ventilados y perforados (370mm) es simplemente perfecta, con un tacto de pedal muy bueno también. Sí que es verdad que pueden generar una buena fumata tras una bajada fuerte, pero tras una buena refrigeración se recuperan rápido. Y aún así no pierden efectividad en ningún momento. 

El equipo de frenos BREMBO opcional que equipa esta unidad está directamente cogido de la división RS de Audi

Según van pasando los días y voy recorriendo otros tramos veo que este CUPRA es un coche MUY peligroso para los puntos del carnet. El motor empuja tanto desde tan abajo (tienes los 400Nm desde 2.000 hasta 5.400rpm) que hundir el pie derecho en casi cualquier situación significa que tu cabeza se pegue literalmente al asiento y salgas catapultado de manera casi inmediata.
 
Llegas a una curva y sus efectivos frenos te paran antes de lo que te esperabas, su suspensión ayuda a que vire muy plano y la dirección -realmente directa- ayuda a poner el coche donde miran tus ojos en menos tiempo de lo que te esperas. Lo estoy disfrutando como un niño grande, no lo puedo negar. 
 

Y todo eso es bueno, ¿no? Desde luego, estoy realmente impresionado de lo bien que se desenvuelve en este terreno para lo alto que voy, pero la verdad es que por algún motivo no termina de poner una sonrisa en mi cara. Mi cara es seria, de concentración, de intentar ir más y más rápido cada vez llegando a la conclusión de que lo disfruto más cuando voy al 100% del coche que cuando voy al 70-80% del mismo. Y eso podría ser un piropo -y en realidad lo es, porque no hay muchos coches que estén cómodos tan su parte más extrema como este Formentor que se encuentra en su salsa- si no que no termina de enamorarme. Y los motivos son varios:

Si las imágenes tuviesen olor…

(con el CUPRA Ateca no llegué a este punto, y eso que llevan el mismo equipo de frenos. La diferencia: no es comparable lo rápido que llegas a las curvas con el Formentor)

  • El puesto de conducción. Aún en su posición más baja, sigo teniendo la sensación de ir alto y en curvas fuertes la cabeza lo nota. Vira extremadamente plano en su modo de suspensión más radical -para mi el mejor de todos, sin duda- pero la altura es la altura y mi cuello bambolea más de lo que querría limitando parte de la diversión. Sientes como si el coche fuese más grande y pesado de lo que es. 
  • El segundo es el sonido o mejor dicho la falta de él. Creo que esto sí que es fácil de solucionar con un escape algo más ruidoso y 
  • el tercero y último es un problema puramente mío: me gusta que me pongan las cosas difíciles, que cuando llegue a un tramo para exprimirlo llegue con ese gusanillo dentro mezcla de emoción y riesgo que activa mis sentidos al 100% y me obliga a ir mejorando poco a poco. Ese duendecillo en tu hombro que te va susurrando «ahí te has colado» o «sabes que esa curva la podrías haber pasado más rápido». 

Hasta en pistas rápidas el Formentor se desenvuelve con soltura ¿hay algo que haga mal?

Con el Formentor puedes pasar por la misma curva en 3 marchas diferentes a una velocidad inconfesable y salir de la misma propulsado a la siguiente pegado al asiento sin contemplaciones. Si te pasas, la tracción total suplirá tu fallo y los frenos harán lo propio si las cosas se ponen feas. No se te pegará un susto de atrás nunca e irá exactamente por donde le dices. Así que en realidad es un coche para TODO ya que lo hace TODO bien pero no termina de se apasionante en conducción al límite, que es lo que en mi caso valoro más al comprarme un coche PASIONAL.  

Y creo que es exactamente lo que CUPRA busca con el Formentor, su primer modelo exclusivo CUPRA. La marca ha buscado crear un producto redondo, dirigido a un público mucho más amplio que el de los quemados absolutos y es un acierto total. 

Con este Formentor puedes -y créeme que querrás- hacer largos viajes con amigos o con familia gracias a su habitabilidad, tiene un consumo muy contenido para la potencia que tiene (en conducción muy tranquila con gente he conseguido medias de ¡6,8l/100km!) y su interior tiene poco que envidiar al de sus hermanos alemanes. Además si quieres irte de ruta «espirituosa» con tus amigos petrolheads, estarás tranquilo de que casi nadie te dejará atrás y encima te resultará muy fácil seguirlos. 

Aunque el asfalto es su entorno predilecto, la altura al suelo permite darte algún que otro paseo fuera de pista

¿Y para circuito? No lo he probado todavía en estas condiciones pero creo que también podría defenderse bastante bien, aunque quizá el VZ5 con más potencia todavía podría ser más divertido todavía. Está claro que con su altura no es el coche que te comprarías para ir día sí día también al Jarama, pero en este sentido creo que es un poco como un la filosofía de un ///M de BMW, coches que puedes meter en circuito a dar un par de vueltas sin cambiarle nada (bueno, los neumáticos sí) y puedes volver a casa con ellos o hacerte 600km del tirón como si nada hubiese pasado. 

Entonces, para terminar -que ya he vuelto a irme por las ramas- contestando a la pregunta del inicio, ¿es mejor este Formentor que un Megane RS Trophy (comparativa)? Ambos tienen unos 300CV, 400Nm y cambio automático de doble embrague. El Formentor tiene tracción total y el Megane delantera pero con un eje trasero direccional muy especial. Ambos están en 40.000€ (el Formentor es algo más, pero su equipamiento es también superior) y tienen espacio para 4 personas… 

¿Tú con cuál te quedas? 

Pero mi respuesta es que NO, y eso que el Formentor puede que sea más completo en todo. En el Megane ponía la misma cara de concentración en mi cara pero su sonido, su posición de conducción mucho más pegada al suelo y chasis, con una sola configuración de suspensión puesta a punto de manera sublime, conseguían pintar esa enorme sonrisa en mi cara. Su eje trasero direccional ayudaba a redondear las curvas de una manera única y los petardeos del escape me hacen disfrutar como un niño…y encima su color amarillo…

Pero como decía al principio, creo que no hay mejor piropo para este Formentor que compararlo con el que puede ser el mejor compacto del segmento. 

Conclusión

Para mi esto no es un SUV, es un compacto (¿innecesariamente?) alto con un EMPUJE y APLOMO impresionantes, dos palabras que para mi lo definen a la perfección. El CUPRA Formentor es un coche con una estética diferenciadora que si te gusta te enamora, y que no encontrarás en ningún otro sitio. Tiene un chasis impresionante con infinidad de reglajes con el que puedes ir a un ritmo increíble con una confianza tan alta que el 99% de los coches en carretera no podrán ni olerteLo hace todo tan bien en todas las situaciones que hace que me reafirme en lo buenísimos y completos que son los coches a día de hoy, habiendo llegado a un nivel de perfección impensable hace 25 años. 

Para mucha gente esto será más que suficiente siendo en el fondo es un coche hasta «barato» para todo lo que ofrece; comparándolo por ejemplo con un Golf GTi que con 50CV menos y sin tracción total cuesta lo mismo (y el Golf R son 8.000€ más). Pero para mi podría ser todavía mejor si su altura fuera la de un compacto, una caja manual, tuviese un sonido real más pasional (quizá el 5 cilindros del VZ5 es la respuesta de CUPRA a este punto) y -ahora viene lo bueno- tuviese tracción trasera. 

Hemos llegado a un nivel de perfección en los coches que entendería que me abofeteases tras mi conclusión…

Sí, su empuje sería diferente (sin duda menor), sería más lento en carreteras muy reviradas y daría menos confianza al límite. Pero creo que ganaría un punto en diversión al generar ese riesgo, esas posibilidades de soltar la trasera y, aunque no creo que se librase de «morrear» lo haría también algo más ligero y perdonaría menos al límite. Sé que esto es una quimera, que ese coche se llama de otra manera y por desgracia CUPRA no lo hará nunca, pero es mi más sincera opinión. 

Para saber si me ha enamorado un coche probado o no siempre pienso lo mismo: si tuviese que salir hoy, domingo 7:00am a uno de mis tramos favoritos, ¿cogería éste o el mío? Por desgracia con el Formentor las llaves del CUPRA se quedarían en casa. Pero si solo pudiese tener un coche en casa, para ir a trabajar, viajar, salir de ruta de vez en cuando y quemar adrenalina, sí que caerían en mi bolsillo rápidamente.

Pero…¿y si en lugar de un CUPRA Formentor hubiese aparcado en el garaje un CURA León?

La respuesta pronto en Saber de Coches.

¿Será esta pequeña diferencia en altura suficiente para encontrar el CUPRA perfecto?  



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *